12 may. 2007

HUECOS

De forma general un hueco suele definirse como el área o gama de precios en la cual no ha tenido lugar ninguna operación. Por ejemplo, en una tendencia alcista hablaríamos de que hay un hueco en un gráfico diario cuando el mínimo de la sombra inferior de un día estuviera por encima del máximo de la sombra del día anterior. En una tendencia bajista el máximo de la sombra de un día sería inferior al mínimo de la sombra del día anterior. En esta línea, para que se desarrollara un hueco alcista en un gráfico semanal o mensual sería necesario que el nivel más bajo registrado durante una semana o mes fuera más alto que el máximo alcanzado la semana o mes anterior respectivamente. Desde Noesis AF entendemos que esta definición debe ser ampliada puesto que todos los huecos ya sean diarios, semanales o mensuales, sean o no capaces de abrir por encima de los máximos de la vela previa (en tendencia alcista) o por debajo de los mínimos de la vela anterior (en tendencia bajista), deben ser tenidos en cuenta y analizados. Después del análisis ya se verá si son significativos o no y si nos pueden servir para tomar decisiones operativas. Además, hay que tener una mentalidad abierta y no solo considerar los huecos que aparecen entre el cierre y la apertura diaria, toda vez hay muchos huecos que se generan en el mismo día y que pasan inadvertidos para la mayoría de inversores. Estos huecos pueden tener una gran importancia técnica y darnos en muchas ocasiones mayor información que otros huecos.

¿Por qué se forman?

Los huecos suelen producirse cuando entre dos días aparece una noticia financiera, económica, política o de cualquier otra índole, que es capaz de modificar el comportamiento de los inversores. Ahora bien, en muchas ocasiones se puede generar un hueco con alguna noticia que se escapa de nuestro análisis o sin mediar ningún tipo de noticia relevante ya que los inversores, después de haber examinado lo ocurrido el día anterior, creen que el mercado se va a mover en una determinada dirección, ya sea hacia arriba o hacia abajo, por lo que, antes de iniciarse la apertura de la sesión ya han tomado sus decisiones. Si esto es lo que piensan varios inversores es cuando se producen los huecos, de ahí la relevancia que puede tener analizar el volumen ya que un aumento significativo de éste puede avisarnos de una próxima ruptura de resistencias, darnos información adicional acerca de si el hueco va a tener más o menos relevancia técnica etc.

Hueco común

En muchas ocasiones aparecen huecos que no tienen demasiada o ninguna relevancia desde el punto de vista técnico y sirven poco para predicción. Estos huecos se conocen como huecos comunes y suelen aparecer en zonas de congestión de precios (laterales) y muestran más bien una falta de interés que otra cosa. En cuanto veamos un gráfico lleno de huecos por todos lados es muy probable que estemos ante un activo estrecho y estos huecos sean comunes y no aporten ninguna información predictiva. Otros huecos se forman por las diferencias entre el cierre en el mercado estadounidense respecto al cierre español, de ahí la importancia de hacer un seguimiento y análisis de los ADR’S. También hay huecos que son fruto de los dividendos y no poseen tampoco implicaciones de tendencia al igual que aquellos huecos que sean muy pequeños ya que por sentido común tenemos que entender que un hueco cuanto más amplio sea mayores connotaciones alcistas o bajistas tendrá. En muchas ocasiones cuando se generan huecos consecutivos al alza y a la baja dentro de una formación rectangular o un triángulo simétrico (figuras que pueden servir tanto como figuras de vuelta como de continuidad de la tendencia previa), estos huecos pueden venir a reforzar la idea de que el precio está más bien consolidando que formando una figura de vuelta y se pueden distinguir en cuanto veamos que son rápidamente rellenados.

Hueco de separación o de ruptura

Se producen cuando una fase de consolidación está concluyendo y cuando aparecen advierten de que la figura está completada y avisan del inicio de un tramo alcista o bajista significativo. Generalmente se pueden distinguir estos huecos en cuanto se supera una directriz alcista (o bajista) o se rompe alguna resistencia (o soporte) que confirma alguna figura de vuelta (por ejemplo un cabeza y hombros). Si coincide el hueco con un incremento de volumen de contratación, es muy probable que constituya un indicativo de que va a tener lugar el inicio o el final de la tendencia vigente hasta ese momento. Además, cuanto mayor sea el volumen con el que se genere el hueco menos posibilidades habrá que éste sea rellenado y más fiable será. Los huecos de ruptura tienen un alto valor de predicción ya que si una clásica figura de vuelta (doble mínimo – cabeza y hombros etc.) se confirma mediante un hueco, todo apuntará a que la ruptura será muy fiable puesto que en raras ocasiones las falsas salidas al alza o a la baja van acompañadas de huecos, máxime si éstos son amplios. Efectivamente, los huecos de ruptura no suelen rellenarse totalmente (si lo hacen suele ser parcialmente) y menos cerrarse. En el caso de que fueran rellenados totalmente se tendrían indicios de cierta debilidad que deberían de ser especialmente vigilados. Por el contrario, si el hueco acaba siendo cerrados la lectura técnica es que muy probablemente estemos delante de un fallo de ruptura alcista o bajista y es probable que en ese momento los precios giren, suelen hacerlo de forma violenta, en sentido contrario a la dirección del hueco por lo que habría que cerrar cualquier operativa basada en ese hueco. En este sentido, cabe señalar que si un hueco que consideremos de ruptura es cerrado hay que entender como muy probable que los inversores interpreten que posiblemente se hayan equivocado en sus planteamientos, de modo que, siguiendo un criterio de cautela, se dedicarán a liquidar las posiciones que hayan tomado ante la aparición del hueco por lo que es mejor salirse (ejecutar STOP) y desde la tranquilidad que nos da la liquidez observar los movimientos del precio ya que esa no es nuestra guerra.

Hueco de continuación o de medición

Se presenta durante el transcurso de un aumento o descenso violento del precio y lo más probable es que, tras el hueco de continuación, la trayectoria siga el mismo camino que llevaba antes de la aparición de dicho hueco. Suelen aparecer a mitad de la trayectoria del movimiento lo que nos puede ayudar para la medición de objetivos aunque esto no es una regla exacta sino más bien una orientación. Efectivamente, en cuanto detectemos un rápido movimiento que venga precedido de un hueco de ruptura y, de repente, aparezca un nuevo hueco, la conclusión que podemos extraer es que este hueco tendrá visos de ser un hueco de continuación y que la cotización se alejará del hueco una distancia igual a la recorrida hasta ese momento. Este tipo de huecos son una señal de fortaleza en una tendencia alcista y una señal de debilidad en una tendencia bajista. Actúan como soporte (tendencia alcista) o resistencia (tendencia bajista) en posteriores correcciones y no suelen ser rellenados. Del mismo modo que con el hueco de ruptura, un movimiento por debajo (tendencia alcista) o por encima (tendencia bajista) sería un signo negativo para esa tendencia y posiblemente habilitaría un movimiento en contra de la dirección del hueco. Por consiguiente, este tipo de hueco también puede ser utilizado como referencia de STOP; generalmente serviría para elevar el STOP inicial si hubiéramos entrado en la fase inicial de la tendencia.

Hueco de agotamiento

Aparece al final de una tendencia ya se alcista o bajista y generalmente después de alcanzarse los objetivos mínimos de revalorización que marcase la figura de vuelta que se hubiera formado al inicio de la tendencia. En caso contrario podría ser un hueco de medición. Este hueco también nos puede servir operativamente puesto que en el caso de que sea cerrado se tendría una clara señal de giro dentro de la tendencia precedente. Por tanto, el hueco de agotamiento nos servirá también de STOP para posiciones abiertas. Este tipo de huecos suelen cerrarse rápidamente ya sea en la misma jornada o a lo sumo al cabo de cinco. En muchas ocasiones acaba formando pautas candlestick que hemos visto en otros temas como la estrella vespertina (similar a lo que en análisis técnico occidental se conoce como ISLA). En esos casos se genera después de este hueco al alza un nuevo hueco, esta vez a la baja, que deja atrapados a todos los inversores que confiaron en que el hueco alcista era una señal de fortaleza.